Orfeo es hijo de Apolo, dios de la música y las artes, y de Calíope, musa de la poesía épica y la elocuencia, de quienes hereda de ellos el don de la música y la poesía. Si Apolo era el mejor músico entre los dioses, Orfeo era el mejor músico entre los mortales. Capaz de apaciguar a los animales y monstruos con su lira, su talento fue vital en aventuras como la de los Argonautas, donde con su música desvió la atención de sus compañeros del canto de las sirenas y durmió a la serpiente que nunca dormía.

Orfeo y Eurídice

Después de haber vivido todas esas aventuras, Orfeo se refugia en Tracia. Allí conoce a la dríade o ninfa del bosque, Eurídice, se enamora de ella y se casan. Pese a vivir en la corte, Eurídice sigue visitando el bosque y a sus compañeras ninfas. En una de esas visitas, Eurídice se encuentra con un cazador, que persigue un cervatillo. Eurídice se niega a indicarle el camino por el que ha huido el cervatillo y el cazador se enfurece con ella, revela ser Aristeo, el dios de los cazadores y pide un beso de Eurídice para sentirse menos agraviado. Ella se niega y huye de él. Aristeo la persigue y, en la persecución, Eurídice es mordida por una serpiente.

En el palacio, Orfeo se preocupa por la tardanza de su esposa, manda a unos soldados que la busquen y ellos traen su cadáver de vuelta a casa.

Orfeo, inconsolable, no acepta la muerte de su esposa y decide hacer algo al respecto: irá a buscarla al infierno, el Hades, para traerla de vuelta a la vida.

Orfeo y Eurídice, de Joseph Paelinck (1818)

El viaje al Hades

Orfeo bordea el mar Jonio hasta llega al río Estigia, donde Caronte y su barca esperan para llevar a los muertos al otro lado, es decir, al infierno. Orfeo, que en su viaje sólo lleva su lira, toca el instrumento. Caronte, conmovido por la música, acepta llevar a Orfeo en su barca. Al otro lado está el can Cerberos, un perro de tres cabezas que también sucumbe a la música de la lira de Orfeo.

Finalmente, el héroe llega hasta la reina del infierno, la esposa de Hades, Perséfone. Ella decide permitir a Eurídice que vuelva al mundo de los vivos, pero con una condición: si Orfeo se vuelve a mirar a su esposa antes de salir por completo del inframundo y llegar a la luz del día, Eurídice volverá al Hades, y para siempre.

Orfeo acepta y se reúne con Eurídice. Los dos afrontan su camino de salida del Hades, a través del lago Estigia y después un estrecho pasadizo que los lleva de nuevo a la tierra. Orfeo siente varias veces la tentación de girarse para comprobar si Eurídice le sigue o si Perséfone le ha engañado y quien va detrás de él es un demonio. Sin embargo, resiste, y cuando él ya está fuera del Hades, se gira a mirar a su esposa, pero a ella todavía le faltaba un paso -un pie en la sombra- para salir del inframundo y llegar a la luz del sol, y se desvanece ante el desesperado Orfeo.

Según la obra de Ovidio "Metamorfosis", en los últimos años de su vida Orfeo rechaza a los dioses por su crueldad, y rinde culto sólo al Sol. Un día vagando por un monte donde también había un templo de Dioniso, es atacado por las ménades, ninfas seguidoras de Dioniso y que, poseídas por una especie de locura mística, vagaban en estado semisalvaje. Orfeo se niega a adorar a Dioniso y las ménades le despedazan.

El mito de Orfeo y su viaje al Hades sirvieron como base para el orfismo, uno de los cultos mistéricos que se propagaron por la Antigua Grecia a partir del siglo VII antes de Cristo y que tenía puntos en común con el pitagorismo, como su creencia en la reencarnación.

(cuadro de arriba: Corot - de abajo: Poynter)

(fuente 1 - fuente 2)

Aquí, la ópera, del compositor alemán Christoph Willibald von Gluck:

  • Acto primero: Orfeo, desesperado, llora la muerte de Eurídice y ante sus lamentos e imprecaciones los dioses le permiten descender al Hades para rescatarla, pero con la única condición de no mirarla hasta estar bajo los rayos del sol.
  • Acto segundo: Orfeo es recibido en los infiernos por las amenazantes Furias, que son aplacadas por la voz y la música del héroe, que finalmente encuentra a su amada. El coro de las furias es uno de los pasajes corales más representativos de la época, «Chi mai dell'Erebo».
  • Acto tercero: Orfeo y Eurídice emprenden el camino de regreso al mundo de los vivos, pero poco antes de llegar, Orfeo incumple la condición impuesta y nuevamente pierde a Eurídice. Desconsolado, el héroe llora lamentando la pérdida de su esposa, hasta que Cupido, apiadado por su llanto y en recompensa por su amor constante, resucita a Eurídice. Finalmente ambos enamorados regresan a su patria donde son recibidos entre el alborozo general.

CD1
01. Overtura
02. Atto I. Ah! se intorno a quest'urna funesta (Coro, Orfeo)
03. Amici, quel lamento aggrava il mio dolore (Orfeo)
04. Pantomime
05. Ah, se intorno a quest'urna funesta (Coro)
06. Restar vogl'io da sol fra l'ombre oscure (Orfeo)
07. Chiamo il mio ben cosi (Orfeo)
08. Euridice, Euridice, omra cara (Orfeo)
09. Cerco il mio ben cosi (Orfeo)
10. Euridice! Euridice! (Orfeo)
11. Piango il mio ben cosi (Orfeo)
12. O Numi, barbari Numi (Orfeo)
13. Amore assistera l'infelice consorte! (Amore)
14. Se il dolce suon de la tua lira (Amore)
15. Ciel! Lei riveder potro! (Orfeo, Amore)
16. Gli sguardi trattieni (Amore)
17. Che disse? Che ascoltai! (Orfeo)
18. Atto II. Scena 1. Introduzione
19. Chi mai dell'Erebo (Coro)
20. Ballo
21. Chi mai dell'Erebo (Coro)
22. Deh! placatevi con me! (Orfeo, coro)
23. Misero giovine! Che vuoi, che mediti? (Coro)
24. Mille pene, ombre sdegnose (Orfeo)
25. Ah! quale incognito affetto flebile (Coro)
26. Men tiranne, ah, voi sareste (Orfeo)
27. Ah! quale incognito affetto flebile (Coro)
28. Ballo delle Furie
29. Scena 2. Ballo degli Spiriti Beati
30. Air
31. Questo asilo di placide calme (Euridice, coro)

CD2
01. Che puro ciel! Che chiaro sol! (Orfeo)
02. Vieni ai regni del riposo (Coro)
03. Ballo degli Eroi
04. O voi, ombre felici (Orfeo, coro)
05. Torna, o bella, al tuo consorte (Coro)
06. Atto III. Vieni! segui i miei passi (Orfeo, Euridice)
07. Vieni, appaga il tuo consorte! (Orfeo, Euridice)
08. Qual vita e questa mai (Euridice)
09. Che fiero momento! (Euridice)
10. Avveza al contento d'un placido obblio (Euridice, Orfeo)
11. Che fiero momento! (Euridice)
12. Ecco novel tormento! (Orfeo, Euridice)
13. Che faro senza Euridice? (Orfeo)
14. Ah! Finisca e per sempre (Orfeo)
15. Orfeo! Che fai? (Amore, Orfeo)
16. Trionfi Amore! (Orfeo, Amore, Euridice, coro)
17. Ballo: Gracieux
18. Gavotte
19. Air vif
20. Menuet
21. Divo Amore, son tue pene (Euridice, Orfeo, Amore, coro)
22. Ballo: Maestoso
23. Tres lentement
24. Chaconne

Performer:
Orfeo - Shirley Verrett
Euridice - Anna Moffo
Amore - Judith Raskin
Polyphonic Chorus of Rome
Instrumental Ensemble of the Collegium Musicum Italicum
I Virtuosi di Roma
Conductor - Renato Fasano

"Shirley Verrett makes a deeply impressive Orfeo, firm and pure in sound, classically restrained in expression; and her "Che farO", at a moderate, beautifully judged speed, is very finely sung, poised and quietly moving. The set is conducted by Renato Fasano, whose pacing of the score shows a very sure touch. The dance music has a grace and lightness, and a stylistic command, that one might not have expected from an orchestra which in those days seemed to be fed chiefly on a diet of Vivaldi."(Gramophone) 

Orfeo y Eurídice, de Rodin


Orfeo y Eurídice, de Antonio Cánova