Siempre me han parecido sorprendente!!

El precioso personaje debe su nacimiento a un montón de neumáticos que vieron los hermanos Edouard y André Michelin en un rincón de su fábrica de Clermont-Ferrand. «Parece un hombrecito» se dijeron. 

En 1897 el ilustrador Marius Roussillon -¡que firma con el pseudónimo O'Galop!- presenta a los hermanos Michelin varios proyectos publicitarios. Entre ellos se encuentra un esbozo realizado para una cervecería que muestra a un bávaro levantando su copa bajo el lema "Nunc est bibendum" (Y ahora bebamos) retomando un verso de Horacio, referenciando que los pneumáticos se "beben" los baches; los hermanos Michelin apostaron decididamente por basar su publicidad en el muñeco, que se hizo tremendamente popular.

"Nunc est bibendum" era la fórmula usual para hacer un brindis en la antigua Roma. El primer cartel que editó Michelin con el muñeco forrado de neumáticos utilizaba esta frase, añadiendo: «El neumático Michelin se bebe el obstáculo».

Durante la carrera París-Amsterdam-París, el piloto Théry exclama cuando ve pasar a André Michelin en su automóvil: «Mira a Bibendum», lo que se considera el bautismo del muñeco. Con el paso de los años el diseño ha ido variando y se ha adaptado a cualquier soporte imaginable. Le hemos visto en baldosas de talleres, en el techo de camiones, en gasolineras...

La idea de numerar las carreteras francesas partió también de Michelin, el más famoso editor de mapas de carreteras y guías turísticas. Dichoso el restaurante que puede presumir de las estrellas que le otorga el orondo Bibendum. Desde hace pocos años, la empresa Michelin, que había sido totalmente hermética, estrenó nueva política de comunicación.
 
Ahora ha creado incluso una página web que vale la pena visitar: http://www.michelin.es/. Desde esta página podemos hacer una visita virtual por la tienda que Michelin abrió en 32 Avenue de l'Opéra, 75002 Paris, Tel : 07 ~ 33 1 42.68.05.00, ver la infinidad de mapas, guías y productos donde aparece Bibendum e incluso realizar nuestras compras.

Verso de Horacio:

"Nunc est bibendum, nunc pede libero
pulsanda tellus, nunc Saliaribus
ornare puluinar deorum
tempus erat dapibus, sodales."

Traducción:

"Ahora sí, amigos, a beber y a bailar
golpeando la tierra con los pies.
Ahora sí adornemos los altares
para banquetes dignos de los salios."

Aparece por primera vez en un cartel publicitario de 1898 promocionando que los neumáticos "beben los obstáculos".

A través de los años, se moderniza y se afina su silueta pero sigue siendo el emblema de la compañía.

____

En la página de Michelín explican el nacimiento y evolución de Bibendum así:

"Nacimiento de un mito: La génesis de Bibendum (1893-1905) .

Las grandes ideas son, a menudo, fruto del azar. Bibendum, sin duda el personaje publicitario más conocido del mundo, no es una excepción. Su peculiar silueta, su particular sentido del humor, e incluso su insólito nombre, todo en él es excepcional y surge de una serie de coincidencias en las que han tomado parte hombres tan diferentes como un ingeniero, un publicista, un cartelista, un poeta clásico y un piloto de automóviles.

Primera etapa:

En febrero de 1893, André Michelín defiende las ventajas del neumático en una conferencia en el Colegio de Ingenieros Civiles de París y lanza una frase que se convertiría en el lema de Michelín: "El neumático se traga los obstáculos". Una frase histórica que dará sus frutos.

Segunda etapa:

Un año después, en la Exposición Universal y Colonial de Lyón, los dos hermanos Michelín observan en su pabellón una pila de neumáticos de diferentes tamaños que tiene una sugerente silueta. Dicen que entonces Édouard le comentó a André: "Si tuviera brazos parecería un hombre". Poco tiempo después, André Michelín recordará esta frase.

Latín macarrónico:

 En 1897 el ilustrador Marius Rossillon -¡que firma con el pseudónimo O'Galop!- presenta a los hermanos Michelín varios proyectos publicitarios. Entre ellos se encuentra un esbozo realizado para una cervecería que muestra a un bávaro levantando su copa bajo el lema "Nunc est bibendum" (Y ahora bebamos) retomando un verso de Horacio. A la fértil imaginación de André la cita le recuerda inmediatamente su frase "El neumático se traga los obstáculos". Enseguida realiza una asociación de ideas entre el gran bávaro del boceto y la imagen de la pila de neumáticos de Lyón y encarga un cartel a O'Galop.

Partida de nacimiento:

En 1898 O'Galop diseña, siguiendo las indicaciones de André Michelín, un cartel en el que se ve en un banquete a un imponente personaje hecho de neumáticos que levanta su copa llena de clavos y de fragmentos de vidrio y brinda: "Nunc est bibendum" (equivalente a "¡Salud! El neumático se traga los obstáculos").

Al igual que los escasos propietarios de automóviles de la época, "El muñeco Michelín", enarbola con orgullo los signos manifiestos de cierta prosperidad: ¡anillo, puro y corpulencia! Las gafas, en cambio, las toma prestadas de André Michelín.

En la pila bautismal:

Pero el auténtico bautizo de Bibendum tiene lugar algunos meses más tarde durante la carrera París-Ámsterdam-París. El piloto Théry, al reconocer a André Michelín exclama: "¡Mirad, Bibendum!". El apodo pasará rápidamente de padres a hijos y desde ese momento el nombre "Bibendum" y el muñeco Michelín permanecerán unidos para siempre.

Bibendum da la vuelta al mundo: diario de un trotamundos.

Desde su nacimiento, Bibendum se muestra digno del compromiso adquirido por sus padres para ponerse al servicio del hombre y de su capacidad de moverse. ¡Desde luego lo que es moverse, Bibendum se mueve, es incluso cosmopolita! Está en todas partes como en su casa, sabe hacerse querer en cualquier sitio, hasta el punto de que todo el mundo cree que ha sido en su propio país en donde Bibendum ha nacido.

Bibendum el conquistador. Primera etapa:

Gran Bretaña, el mercado europeo más importante en la naciente industria del automóvil, pero también el feudo de Dunlop, el adversario histórico de Michelín. Bibendum irá a importunarle a su propia casa.

En 1905 la creación de Michelín Tyre Company le da la oportunidad al dibujante O'Galop de firmar un nuevo cartel publicitario. En él Bibendum se yergue orgulloso con una lanza en la mano, el yelmo en la cabeza y, en la otra mano, el escudo de las armas imaginarias de Michelin (un neumático hendido por un clavo, la copa con cristales rotos, el puro y las gafas). Ennoblecido como "Sir Bibendum", recita de nuevo una adaptación muy personal de los versos del ilustre poeta Tennyson, a quien O'Galop cita: "My strength is as the strength of ten because my rubber's pure" (Mi fuerza es como la fuerza de diez por la pureza de mi goma) en donde reemplaza la palabra "alma" (soul) del poema original por "goma" (rubber).

Seducciones transalpinas.

Al año siguiente Bibendum emprende un gran romance con Italia, patria del otro gran competidor europeo: Pirelli. El emplazamiento de la fábrica Michelin de Turín le ofrece a Bibendum la oportunidad de establecer vínculos muy estrechos con los habitantes de la península. En 1907 Michelin de Italia lanza, para los clientes de la empresa, el periódico Il Pneumatico Michelin y lo subtitula Consejos y prodigios de Bibendum. En el transcurso de ese año, Bibendum se forja en el país una imagen de héroe de novela, conquistador y seductor al mismo tiempo. Una imagen que Bibendum sabrá cuidar celosamente para mantenerse a la altura de la pasión de los italianos por la macchina, el automóvil a la italiana: rendimiento y prestigio, deportividad y elegancia de los coches que se manifiesta desde las primeras ediciones de la Mille Miglia y de la Targa Florio.

La conquista del oeste.

Una nueva e importante conquista le espera a Bibendum. En 1908 cruza el Atlántico para instalar la primera fábrica Michelin en el continente americano.

La temprana emigración a la patria de Henry Ford, quien hará del automóvil una industria de masas, será la causa de la popularidad de Mister Bib en Estados Unidos, donde se considera a Bibendum (The Michelin man) verdaderamente americano.

1911. Segunda etapa - en la conquista de Albión; el elegante barrio londinense de South Kensington ve elevarse ese año un fabuloso edificio para gloria de Bibendum: la Michelin House. Esta audaz construcción modernista luce en todas sus fachadas amplios mosaicos de cerámica que representan los temas de los más célebres carteles donde aparecía Bibendum, entre los cuales está La patada, dirigido de forma implícita a su adversario Dunlop. Hoy día monumento histórico, la Michelín House, ubicada en la esquina de Fulham Road y Sloane Avenue, alberga un magazin.

Desde 1910:

La imagen de Bibendum animada por actores está presente en todas las ferias y exposiciones. El período entre las dos guerras verá multiplicarse las apariciones de Bibendum en todo el mundo.

Entre 1921 y 1930 el periódico Bibendum se deleita con la crónica de sus múltiples apariciones en Chile o en Nueva Zelanda, donde se acoge siempre a Bibendum como embajador de la industria francesa ¡y del buen humor!

Las implantaciones de Michelín se extienden por los cinco continentes: en 1925 en Indochina, en 1931 en Karlsruhe (Alemania), en 1933 en Argentina, en 1934 en España y en Checoslovaquia.

La Segunda Guerra Mundial interrumpe esta expansión. Pero Bibendum regresa a partir de 1944: En Estados Unidos se reedita la Guía Michelin de 1939 con el fin de equipar a los oficiales norteamericanos que desembarcan en Francia. Bibendum ha seguido sus andanzas desde entonces principalmente a través de la publicación de mapas y guías, que son cada vez más abundantes, o de la instalación de nuevas implantaciones Michelín.

Actualmente está presente en más de 170 países.

La patada: un "golpe" publicitario (1905)

En 1905 Michelin lanza un nuevo neumático antideslizante, provisto de una tira de cuero con remaches de acero pegada a la banda de rodadura del neumático: la "suela". Este nuevo neumático demuestra enseguida sus cualidades de resistencia a los pinchazos y sus prestaciones en terrenos resbaladizos, especialmente en el Primer Gran Premio del Automóvil Club de Francia en Le Mans en 1906, competición en la que el Renault del vencedor Szisz iba equipado con ellos. No obstante, "la suela Michelin" debe su notoriedad a un deporte que no son las carreras de automóviles: en 1907 el ya célebre dibujante O'Galop representa en un cartel a Bibendum caracterizado como un púgil de boxeo francés. Pero, ¿a quién propina Bibendum esta fuerte patada con su ropa de boxeo -¡observen su pantalón de leopardo!? Evidentemente, a los obstáculos de la carretera, afirman fuentes oficiales. ¡Pero también, y de forma soslayada, a Dunlop, el gran fabricante de neumáticos de la competencia, británico y, por lo tanto, presuntamente aficionado al boxeo inglés! El neumático con "suela" fue un gran éxito comercial de Michelin; La patada pasó a ser una de las representaciones más célebres de Bibendum, y el tema se retomó en numerosas ocasiones y en diversos soportes hasta mediados de los años veinte. Por su parte, su adversario Dunlop superó sin problemas este golpe y parece que no guardó ningún rencor a Bibendum.

La "Campaña de los cerdos": relaciones públicas al servicio del gran público (1924)

En los años veinte se da por definitivamente ganada la guerra que enfrentó a principios de siglo a los partidarios del neumático, capitaneados por Bibendum, y a los fervientes y retrógrados partidarios de la rueda maciza: a partir de ese momento todo lo que rueda, o casi todo, lo hace con neumáticos. No obstante, aún le quedan al neumático algunas torres por conquistar, algunas de ellas irreductibles a las que Michelin piensa convencer, como la poderosa STCRP, la empresa de transportes públicos de París, que todavía transporta a los habitantes de la capital en autobuses con ruedas macizas. En junio de 1924 para presionar a la empresa y conseguir que se cambie al neumático, Michelin decide emplear su arma más eficaz: la risa. A partir de una idea de André Michelin, se realiza una serie de carteles en los que se ve, en un lado, a un grupo de parisinos montando en un autobús con ruedas macizas y, en el otro, una piara de cerdos subiendo a un camión con neumáticos. ¡El neumático es la esclavitud. La rueda elástica de Roussel es la libertad! En la leyenda Bibendum arenga a los viajeros: "¡Parisinos! ¡Esto es un escándalo: los cerdos viajan sobre neumáticos y vosotros sobre ruedas macizas! ¡Exigid el mismo trato!". La frase desata la hilaridad de los parisinos. La ubicación cuidadosamente elegida junto a las paradas de autobús, los carteles que refuerzan la campaña desde los escaparates de las tiendas, los paneles monumentales, como el de 60 m2 situado en la Puerta de Champerret: todo está previsto para dar a la campaña el mayor impacto posible y facilitar la tarea de las decenas de representantes de Michelin que recorren la ciudad armados de peticiones en favor del neumático.

Tras este primer ataque Bibendum multiplica los asaltos en forma de postales que renuevan la idea. Se compara a los parisinos con el carbón o con los presos en el furgón celular añadiendo: "Cuando los parisinos, cansados de sufrir en autobuses con ruedas macizas, quieran por fin conocer un transporte confortable, siempre les quedará el recurso de que les detenga la policía". Incluso a la bomba de vaciado de las fosas sépticas se le trata mejor que a los viajeros de la capital, como muestra la publicidad ("También a ella la transportan con neumáticos") situada en la parte lateral de los camiones que por orden de André Michelin desfilan por la avenida del Bois con ocasión nada menos que del Gran Premio del hipódromo de Longchamp. Este incongruente desfile supone el punto álgido de esta ejemplar campaña de una empresa en expansión."

Con el paso de los años, Bibendum sufrirá mutaciones para adaptarse con flexibilidad a las nuevas circunstancias. Pierde algunos neumáticos, como otros pierden algunos kilos; su silueta gana en claridad, su carácter en cordialidad. A partir de entonces, Bibendum estará formado por 26 neumáticos.

(más)

Aquí hay una preciosa página con cientos de carteles, postales y guías de Bibendum.