La Coctelera

[marta mira alrededor]

existe un mundo donde me encuentro en mis ausencias...

Categoría: amor

31 Julio 2011

20 comedias románticas (Twentieth Century Fox)

  • El diablo viste de Prada
  • Algo pasa en Las Vegas
  • La joya de la familia
  • Algo pasa con Mary
  • En sus zapatos
  • 27 vestidos
  • La mujer de rojo
  • Recién casados
  • Amor ciego
  • Ella es única
  • Nunca me han besado
  • Cuatro bodas y un funeral
  • Todas contra él
  • Novio de alquiler
  • Tu y yo
  • Armas de mujer
  • La tentación vive arriba
  • Siempre a tu lado
  • French kiss
  • Un paseo por las nubes

servido por martamiraalrededor 2 comentarios compártelo

28 Julio 2011

A Love Story

Splitscreen: A Love Story from JW Griffiths on Vimeo.

 

 

Tags: amor, videos

servido por martamiraalrededor sin comentarios compártelo

9 Julio 2011

179 diferentes maneras de decir "Te quiero"

  • Afrikaans - Ek is lief vir jou
  • Albanian - te dua
  • Alentejano (Portugal) - Gosto De Ti, Porra!
  • Alsacien (Elsass) - Ich hoan dich gear
  • Amharic (Aethio.) - Afekrishalehou
  • Arabic - Ana Ahebak / Ana Bahibak
  • Armenian - yes kez shat em siroom
  • Assamese - Moi tomak bhal pau
  • Assyr - Az tha hijthmekem
  • Bahasa Malayu (Malaysia) - Saya cinta mu
  • Bambara - M'bi fe
  • Bangla - Ami tomakay bala basi
  • Bangladeschi - Ami tomake walobashi
  • Basque - Nere maitea
  • Batak - Holong rohangku di ho
  • Bavarian - tuI mog di
  • Belarusian - Ya tabe kahayu
  • Bengali - Ami tomake bhalobashi
  • Berber - Lakh tirikh
  • Bicol - Namumutan ta ka
  • Bisaya - Nahigugma ako kanimo
  • Bolivian Quechua - Qanta munani
  • Bosnian - Ja te volim (formally) or volim-te Turkish seni seviyorum
  • Bulgarian - As te obicham
  • Bulgarian - Obicham te
  • Burmese - chit pa de
  • Cambodian (to the female) - bon saleng oun
  • Cambodian (to the male) - oun saleng bon
  • Canadian French - Je t'adore ("I love you")
  • Canadian French - Je t'aime ("I like you")
  • Catalan - T'estim (mallorcan)
  • Cebuano - Gihigugma ko ikaw
  • Chamoru (or Chamorro) - Hu guaiya hao
  • Cherokee - Tsi ge yu i
  • Cheyenne - Ne mohotatse
  • Chichewa - Ndimakukonda
  • Chickasaw - Chiholloli (first 'i' nasalized)
  • Chinese - Ngo oi ney a (Cantonese)
  • Chinese - Wuo ai nee (Mandarin)
  • Corsican - Ti tengu cara (to female)
  • Corsican - Ti tengu caru (to male)
  • Creol - Mi aime jou
  • Croatian - Volim te (used in common speech)
  • Czech - Miluji Te
  • Danish - Jeg elsker dig
  • Dutch - Ik hou van jou
  • Dutch - Jeg elsker dig
  • Ecuador Quechua - Canda munani
  • English - I love thee (used only in Christian context)
  • English - I love you
  • Eskimo - Nagligivaget
  • Esperanto - Mi amas vim
  • Estonian - Ma armastan sind / Mina armastan sind (formal)
  • Ethiopia - afekereshe alhu
  • Faroese - Eg elski teg
  • Farsi - Tora dost daram
  • Filipino - Mahal ka ta
  • Finnish (Minä) rakastan sinua
  • Flemish (Ghent) - 'k'ou van ui
  • French (formal) - Je vous aime
  • Friesian - Ik hald fan dei
  • Gaelic - Tá mé i ngrá leat
  • Galician - Querote (or) Amote
  • Georgian - Miquar shen
  • German - Ich liebe Dich
  • Ghanaian - Me dor wo
  • Greek - agapo se
  • Greek - S'agapo
  • Greenlandic - Asavakit
  • Gronings - Ik hol van die
  • Gujarati - oo tane prem karu chu
  • Hausa - Ina sonki
  • Hawaiian - Aloha au ia`oe
  • Hebrew - Ani ohevet ota
  • Hiligaynon - Guina higugma ko ikaw
  • Hindi - Main tumsey pyaar karta hoon / Maine Pyar Kiya
  • Hmong - Kuv hlub koj
  • Hokkien - Wa ai lu
  • Hopi - Nu' umi unangwa'ta
  • Hungarian - Szeretlek te'ged
  • Icelandic - Eg elska thig
  • Ilocano - Ay ayating ka
  • Indi - Mai Tujhe Pyaar Kartha Ho
  • Indonesian - Saya cinta padamu ('Saya', commonly used)
  • Inuit - Negligevapse
  • Iranian - Mahn doostaht doh-rahm
  • Irish - taim i' ngra leat
  • Italian - Ti amo/Ti voglio bene
  • Japanese - Anata wa, dai suki desu
  • Javanese (formal) - Kulo tresno marang panjenengan
  • Javanese (informal) - aku terno kowe
  • Kannada - Naanu ninna preetisuttene
  • Kapampangan - Kaluguran daka
  • Kenya (Kalenjin) - Achamin
  • Kenya (Kiswahili) - Ninakupenda
  • Kikongo - Mono ke zola nge (mono ke' zola nge')
  • Kiswahili - Nakupenda
  • Konkani - Tu magel moga cho
  • Korean - SA LANG HAE / Na No Sa Lan Hei
  • Kurdish - Khoshtm Auyt
  • Laos - Chanrackkun
  • Latin - Te amo
  • Latvian - Es mîlu Tevi
  • Lebanese - Bahibak
  • Lingala - Nalingi yo
  • Lithuanian - As Myliu Tave
  • Lojban - mi do prami
  • Luo - Aheri
  • Luxembourgeois - Ech hun dech gäer
  • Macedonian - Jas Te Sakam
  • Madrid - lingo Me molas, tronca
  • Maiese - Wa wa
  • Malay - Saya cintakan mu / Saya cinta mu
  • Maltese - Inhobbok hafna
  • Marathi - Me tula prem karto
  • Mohawk - Kanbhik
  • Moroccan - Ana moajaba bik
  • Nahuatl - Ni mits neki
  • Navaho - Ayor anosh'ni
  • Ndebele - Niyakutanda
  • Nigeria (Hausa) - Ina sonki
  • Nigeria (Yoruba langauge) - Mo fe ran re
  • Norwegian - Jeg elsker deg
  • Osetian - Aez dae warzyn
  • Pakistan (Urdu) - May tum say pyar karta hun
  • Pandacan - Syota na kita!!
  • Pangasinan - Inaru Taka
  • Papiamento - Mi ta stimabo
  • Persian - Tora Doost Darem
  • Pig Latin - I-yea Ove-lea Ou-yea
  • Polish - Kocham Cie
  • Portuguese (Brazilian) - Eu te amo
  • Punjabi - me tumse pyar ker ta hu'
  • Quenya - Tye-mela'ne
  • Romanian - Te ador (stronger)
  • Romanian - Te iubesc
  • Russian - Ya tyebya lyublyu
  • Samoan - Ou te alofa outou
  • Sanskrit - tvayi snihyaami
  • Scottish Gaelic - Tha gra\dh agam ort
  • Serbo-Croatian - Volim te
  • Setswana - Ke a go rata
  • Shona - Ndinokuda
  • Sign language - Spread hand out so no fingers are touching. Bring in middle & ring fingers and touch then to the palm of your hand.
  • Sindhi - Maa tokhe pyar kendo ahyan
  • Singhalese - Mama oyaata aadareyi
  • Slovenian - ljubim te
  • South Sotho - Ke o Rata
  • Spanish - Te quiero / te amo / yo amor
  • Sri Lanka - mame adhare
  • Surinam - Mi lobi joe
  • Swahili - Naku penda
  • Swedish - Jag älskar dig
  • Swiss-German - Ch-ha di gärn
  • Tagalong - Mahal Kita / Iniibig kita
  • Tahitian - Ua here au ia oe
  • Taiwanese - Wa ga ei li
  • Tamil - Naan Unnai Khadalikkeren
  • Telugu - Nenu Ninnu Premisthunnanu
  • Thailand - Khao Raak Thoe / chun raak ter
  • Tunisian - Ha eh bak
  • Turkish - Seni Seviyorum
  • Ukrainian - Yalleh blutebeh / ya tebe kohayu
  • Urdu - Mea tum se pyaar karta hu (to a girl)
  • Urdu - Mea tum se pyar karti hu (to a boy)
  • Vietnamese (Females) - Em yeu Anh
  • Vietnamese (Males) - Anh yeu Em
  • Vlaams - Ik hue van ye
  • Vulcan - Wani ra yana ro aisha
  • Welsh - Rwy'n dy garu di
  • Wolof - Da ma la nope
  • Yiddish - Ich han dich lib
  • Yoruba - Mo ni fe
  • Yucatec Maya - 'in k'aatech (the love of lovers)
  • Yugoslavian - Ya te volim
  • Zambia (Chibemba) - Nali ku temwa
  • Zazi - Ezhele hezdege (sp?)
  • Zimbabwe - Ndinokuda
  • Zulu - Mina funani wena
  • (fuente)

    servido por martamiraalrededor 2 comentarios compártelo

    14 Mayo 2011

    un vídeo súper bonito!!

    (Gracias, Luis!)

    Tags: videos, amor

    servido por martamiraalrededor 2 comentarios compártelo

    16 Febrero 2011

    una cosa...

    servido por martamiraalrededor sin comentarios compártelo

    14 Febrero 2011

    jajaj... y este otro vídeo, muy adecuado por San Valentín... "Cómo romper con tu novia en 64 sencillos pasos"

    servido por martamiraalrededor 4 comentarios compártelo

    14 Febrero 2011

    Pista 34 - "El beso" de Hayez

     Este cuadro está en mi estudio. Hace tiempo que lo veo día a día.

    Una vez, investigando, me encontré esto. No sé de quién es. Lo reproduzco:

    "En Milán visitamos la pinacoteca de Brera. Quiero hoy compartir con ustedes un cuadro que me deslumbró: El Beso, de Francesco Hayez, pintado en 1859. Según los entendidos, se trata de una obra patriótica y sentimental, que ejemplifica el optimismo que prevaleció tras la unificación de Italia, pero no dicen lo más importante. Claro, esas cosas no pueden decirse con palabras o, en todo caso, es muy difícil hacerlo.

    Sentado delante del cuadro quedé inmóvil, volado, contento, conmovido por una alegría envolvente y sin palabras. Jamás un cuadro me provocó tanta dulzura. Al rato, creo que unas lágrimas se deslizaron por mis mejillas. No podía irme. Las manos de ambos me retuvieron un largo tiempo. La forma de abrazarse, él sosteniéndola por la cabeza con sus dos manos, ella abrazándolo por el hombro y la espalda... y el beso, eterno, contundente, de verdad. Pensé que, quizás, estuvieron toda esa noche en una fiesta de un castillo italiano, esperando quedar solos para besarse. Un beso esperado. Me gustó el gesto que adquiere el cuerpo y las formas de las manos cuando uno besa con el alma.

    Me retiré de la pinacoteca sabiendo que a cada uno de nosotros nos está dado alguna vez un beso así, en un castillo de Italia, en una calle de Buenos Aires, en alguna otra ciudad lejana... o en un sueño."

    Ésta es una fotografía del de mi estudio. Me encanta!!!!:

    Me encanta cómo le coge él la cabeza y la cara a ella.

    (este post lo publiqué en abril de 2008)

     

    Tags: amor, arte, pistas

    servido por martamiraalrededor 2 comentarios compártelo

    9 Enero 2011

    Amor, arte y pasión (22): Hedda Sterne (1910) & Saul Steinberg (1914-1999)

    Había terminado esta serie, pero ya dije que era ampliable. Ayer encontré otra pareja de artistas: Saul Steinberg and Hedda Sterne. Así es que...
    ___
    De Saul Steinberg -segundo marido de Hedda Sterne- hemos hablado en el post anterior.
    ____
    Hedda Sterne es una artista estadounidense nacida en Rumania en 1910, incluida en la primera generación de pintores del Expresionismo abstracto.
    Su carrera comenzó a finales de los años treinta, cuando expuso con los surrealistas en París. Destacó como grabadora. Obtuvo renombre a nivel nacional en los cuarenta y los cincuenta, al exponer con los expresionistas abstractos, entre ellos Jackson Pollock, Willem de Kooning, Barnett Newman y Mark Rothko. Sterne fue, de hecho, la única mujer fotografiada con un grupo de los expresionistas abstractos, a quienes se llamó «los irascibles» en la revista Time. Sin embargo, ella mantuvo una terca independencia de estilo y tendencias, incluyendo el surrealismo y el expresionismo abstracto con los que a menudo se la relaciona.
    A pesar de su obra principal, que sigue hasta la actualidad, Sterne ha sido casi completamente ignorada por la Historia del Arte de la escena artística estadounidense de posguerra. Posiblemente sea el último artista superviviente de la primera generación de la Escuela de Nueva York. Sterne ve sus muy variadas obras como un flujo, más que como afirmaciones definitivas.
    Según Artcyclopedia.com, sus obras están en la colección de museos entre ellos el MoMA de Nueva York, la Galería Nacional de Arte de Washington DC y el Museo Nacional de Mujeres Artistas también en Washington DC.

    Aquí reproduzco una entrevista impresionante, realizada en 2007, con ella:
    "Una de las fundadoras de la Escuela de Nueva York y la última pintora sobreviviente de su primera generación, Hedda Sterne, de 96 años, discute muchas facetas de su vida y carrera. [...]

    Entrevista por Joan Simon

    Como muchos otros, he sido curiosa en torno a Hedda Sterne, la mujer solitaria con el sombrero, parada en la última hilera de la fotografía escenificada de 15 artistas de la Escuela de Nueva York, conocidos como "Los Irascibles", cuando esta imagen fue publicada en la revista Life el 15 de junio de 1951. Ahora [feb., 2007] una exposición itinerante, "Uninterrupted flux: Hedda Sterne", organizada para el Museo de Arte Krannert por Sarah L. Eckhardt, junto con un catálogo de acompañamiento, ofrece una mirada detallada a la larga y variada carrera de la artista. Inicialmente identificada con los Surrealistas, luego con los Expresionistas Abstractos, Sterne siguió sus propios imperativos, cambiando de temas y técnicas y dirigiéndose a donde sus ideas y observaciones la conducían.

    Durante la década anterior a su llegada a los Estados Unidos, en 1941, hasta que la fotografía fue tomada, Eckhardt escribe:


    Sterne se ocupó activamente en el diálogo artístico de Nueva York...La obra de Sterne había sido perfilada en dos exhibiciones individuales (ambas organizadas por Betty Parsons) así como numerosas exposiciones colectivas, incluyendo cinco en la galería de Peggy Gughenheim, Art of This Century, una en la galería de Sidney Janis, dos Anuales de la Whitney, y tres Anuales de Bellas Artes de la Academia de Pennssylvania. En la década posterior, Sterne tuvo nueve exposiciones individuales adicionales, y participó en más de cuarenta colectivas... En la galería de Betty Parsons y en otras partes, el arte de Sterne se presentó junto con obras de Jackson Pollock, Willem de Kooning, Barnett Newman, Mark Rothko y Theodore Stamos.

    Las abstracciones de Sterne fueron señalados como ejemplos de arte "de avanzada" o "radical" por Clement Greenberg, en un artículo escrito para The Nation en 1947.

    Hedda Sterne nació en Rumania en 1910. Como ella señala, estaba familiarizada con el arte de avanzada desde su infancia, y "creció con el Surrealismo". Da crédito de sus primeras experiencias con estas obras, a otro rumano amigo de la familia, el artista Victor Brauner. Después de estudiar en Viena y Bucarest, Sterne se fue a París en 1930, donde vivió y exhibió su obra. Cuando participó en la exposición de los "Superindépendents" en 1938, [Hans] Arp vio su obra y, por medio de Brauner, logró enviar uno de sus collages a Peggy Guggenheim, para exhibirla en la galería Jeune de Guggenheim en Londres.

    Escapando del ataque de los Nazis, Sterne abandonó París hacia los Estados Unidos vía Portugal en 1941. Ha vivido y trabajado en o cerca de Nueva York desde entonces. En Nueva York, [Sterne] expuso en la galería Art of This Century hasta que Guggenheim la cerró, y luego se unió a la recién abierta galería de Betty Parsons, donde expuso durante toda su existencia. Desde 1981, ha expuesto con Clara Sujo de la galería CDS en Nueva York.

    La fuente del título de la exhibición de Krannert se encuentra en una declaración de 2004, hecha por la artista y publicada en el catálogo de la exhibición, donde la fluidez de su práctica así como la poética y metafísica sensata de sus primeros esfuerzos son evocadas. Comienza diciendo:

    A veces reacciono a la realidad inmediata y a veces soy apresurada por las ideas, pero en todo momento, he sido movida, parafraseando [al poeta irlandés] Seamus Heaney, por la música de la manera como son las cosas...Y en el transcurso de todo esto, domina mi sentimiento de que sólo soy un pequeño granito (apenas un átomo) en el flujo ininterrumpido del mundo que me rodea.

    Hedda Sterne: ¿Tienes buena memoria?

    Joan Simon: Sí, ¿Y tú?

    HS: Sí. Para alguien de 96 años.

    JS: Hay tantas maneras de comenzar una entrevista. Podemos comenzar en el pasado, podemos-

    HS: Estoy contigo sin importar qué es lo que quieres.

    JS: Muy bien. ¿Hay acaso algo que quisieras decir -quizá responder una pregunta que nadie te ha preguntado antes? ¿O algo en lo que piensas, o algo acerca de cómo trabajas o por qué trabajas? ¿Algo que quisieras que otros supieran?

    HS: En general, sobre porqué soy pintora, supongo. Porque esa es la parte más importante de mi vida. Nunca pensé en términos de carrera, pero trabajé con una tremenda urgencia. Siento que en el arte la necesidad de comprender y la necesidad de comunicar son lo mismo.

    JS: Has realizado tu arte de muchas maneras. ¿Por qué?

    HS: No consideré que el arte, esencialmente, sea un acto de libertad. Reaccionas al mundo en completa libertad. Conocí a muchos artistas en Nueva York que creían que el progreso es lineal, de la figura a la abstracción. En mi obra, nunca seguí esa idea. Ahora hay una retrospectiva de mi obra, y hay un catálogo elaborado por una chica maravillosa llamada Sara Eckhardt. Probablemente leíste su ensayo.

    JS: Lo hice.

    HS: Está tomando su doctorado en historia del arte, y yo soy su tema. Es asombrosa como investigadora. Hizo una cronología con un cuidado y precisión fantástica. Inesperadamente, yo tenía un resumen de mi vida de trabajo, y me liberó de arrepentimientos. . Y porqué hice cosas, qué me motivó, qué me movió, y pude ver que estuvo bien haber vivido de la manera en que viví.

    JS: Comencemos hablando de la exposición.

    HS: He tenido otras dos retrospectivas. Una fue en el Museo de Arte Montclair (1977), y estuvo bien. Me dieron muchísimo espacio, y eso fue bueno -tengo una vasta obra. Y la otra fue en el Museo de Queens (1985). Hicieron muy pero muy buen trabajo. Pero no se comparan con la profundidad y cantidad de análisis y de investigación hecho por Sara Eckhardt para esta [exhibición]. Si quieres discutir varios periodos, hay una cronología en los catálogos en el que dividió la obra en grupos de maneras que pienso son muy interesantes.

    JS: El surrealismo es su primer grupo.

    HS: Sí, yo crecí con el Surrealismo.

    Primeros años

    HS: La primera exhibición de arte que vi -era muy joven-fue una show de Constructivismo. Fue la exhibición de un pintor que eventualmente se convirtió en un conocido pintor Surrealista y un buen amigo mío, Victor Brauner. Comencé a estudiar arte a los ocho años, porque hacía muy buenos dibujos realistas y mis papás estaban impresionados, y me dejaron hacer esto en vez de tocar el piano [risas].

    JS: ¿Quisieras hablar sobre Bucarest y tu vida familiar?

    HS: Nací en 1910, y fui la segunda. Tenía un hermano mayor, una maravillosa hermosura y talento. Él ya ha muerto. Mi padre fue maestro de lenguas en la secundaria, y mi madre ama de casa. No había pinturas en la pared. La vida era difícil. Los maestros ganaban muy pero muy poco. ¿Qué más recuerdo? Nunca fui de esas niñas marimacho. Todo lo que quería hacer era quedarme en casa y dibujar y leer. Me enseñé a mí misma a leer y escribir cuando tenía cinco años. Para cuando llegué a los seis, leía por puro placer. Ya había leído a Dostoievsky a los once años. También leí a Proust. Me quedé en casa un mes y lo leí todo.

    JS: ¿Tu familia era religiosa?

    HS: No. Los judíos fueron asimilados y tenían la ilusión de que si no veían el problema, probablemente se iría. Y ser "asimilado" significaba ser civilizado. Todo lo que estaba asociado con la religión se consideraba retrógrado. Mi padre era un agnóstico pensante, o ateo si lo quieres, y mi madre estaba completamente desinteresada e indiferente. De modo que fui criada sin ninguna mención de la religión. Bueno, hubo un momento cuando quise convertirme al cristianismo [risas]. Tenía once años, y leí La imitación de Cristo. Yo leía de todo.

    JS: ¿Qué idioma o idiomas hablaba la familia en casa?

    HS: Rumano. Durante la Primera Guerra Mundial, mi padre heredó de su hermano, quien falleció, un negocio, con la condición de que cuidara de su viuda. Nos mudamos a una casa elegante que pertenecía a la viuda de este exitoso hombre de negocios y su madre. Aquellos años fueron muy cruciales en mi vida, porque había pinturas, y reproducciones de pinturas, en las paredes. Ella era cantante, y todo era cantos lieder de Schubert y Schumann. Mi hermano ya estaba estudiando violín, y había niños que llegaban y tocaban tríos de Haydn. Aquellos fueron años muy importantes, formativos. Y tres perros. Fantásticos perros.

    JS: ¿En qué tipo de escuela estuviste?

    HS: Los niños judíos por lo general eran tutorados en casa, porque las escuelas en las que eran aceptados eran de un nivel bajísimo, terrible. Fui tutorada en casa, de los seis a los once años. A los once años, me fui directamente al segundo grado de secundaria. Me gradué un año antes. Todos se graduaron a los dieciocho; yo me gradué a los diecisiete. Después de secundaria tenía muchas ganas de entrar a arquitectura, pero era miserable para las matemáticas. Y me daba un miedo terrible.

    JS: Habías tomado unas clases de arte en el estudio de Marcel Janco en Bucarest en 1926.

    HS: Eso fue en mi adolescencia, durante un tiempo. En aquél entonces, él ya era Surrealista. Se nos daban caballetes, etc., pero nadie veía, nadie nos aconsejaba. Estuve en varios lugares en los que se trabajaba así.

    JS: Tomaste clases de verano en Viena en 1927.

    HS: Tomé cerámica. En la adolescencia, yo sólo dibujaba y esculpía. No pintaba. A los diecisiete descubrí el color. Me fui a Londres, vi una exhibición de flores en Chelsea. Fue simplemente increíble. Tuve una gran epifanía. Fui transformada por completo en ese show. Regresé y finalmente tuve ganas de pintar. Le tenía tanto respeto al óleo, pensaba que sólo los maestros podían hacer el óleo -y comencé a los diecisiete años a usar el color.

    JS: Luego, en 1928, entraste a la Universidad de Bucarest.

    HS: Quería irme a París y simplemente hacer arte. Porque cuando crecí, Rumania era como una colonia de Francia. Todo lo que valía la pena ocurría en París, y si no estabas en París estabas en el exilio.

    JS: ¿Cómo sabías acerca de lo que estaba sucediendo en París?

    HS: Leyendo revistas. Había una maravillosa librería donde pasaba una considerable cantidad de tiempo. Había libros franceses. Y luego las revistas surrealistas, el Cahiers d'art. Todo eso. Semana tras semana yo estaba ahí, mirando, mirando, mirando...Tú sabes, en los lugares de provincia, la gente está muy interesada por lo que ocurre culturalmente en el mundo. En Nueva York, la gente piensa que todo viene para acá, y no están seriamente interesados en lo que ocurre afuera. Es una suerte de provincialismo a la inversa. Pero en Rumania, yo sabía lo que estaba escrito en Escandinava, en Grecia, en todos los países de Europa. Porque todo estaba afuera. Cuando mis padres viajaron, no decían "viajamos al extranjero", decían "viajamos afuera". Era como una prisión de ignorancia y limitaciones. De modo que esta librería era como un regalo de los dioses para un niño que crecía.

    París, 1930-1941

    JS: Comenzaste a estudiar en París en 1930.

    HS: La primera vez que fui tenía dieciocho o diecinueve. Al comienzo, me iba por tres o cuatro meses, cuando seguía viviendo con mis padres en Bucarest. Estudiaba filosofía e historia del arte en la universidad, pero al final me salí.

    JS: En París, estudiaste en el atelier de Léger. ¿Podrías describirlo?

    HS: Bueno, él no estaba ahí. Nunca lo conocí hasta mucho después en Nueva York en la década de los cuarenta. Pero en aquel entonces nunca vi su cara. Tenía a un muy buen hombre como sustituto. Más que nada, era un lugar para trabajar. Nadie trataba de influenciarme, yo sólo trabajaba.

    JS: ¿Dónde viviste cuando estabas en París?

    HS: La mayor parte del tiempo en Montparnasse. Pero a través de los años, en todos los vecindarios, porque quería conocer todos los Parises. Al final, seguí yendo a Montparnasse, porque era el lugar de los extranjeros, y yo era extranjera.

    JS: ¿Qué artistas viste en París cuando te estableciste ahí en 1930?

    HS: A Victor Brauner, quien fue muy bueno conmigo, y me introdujo a otras personas.

    JS: En 1932, dos años después de mi llegada, te casaste con un amigo de la infancia, Frederick Sterne, de Bucarest, y te reestableciste ahí durante un tiempo, antes de nuevamente estar moviéndote entre París y Bucarest.

    HS: El primer marido con el que me casé, yo tenía 22. Él me apoyaba mucho pero no sabía nada de arte. Teníamos una relación excelente pero no fue un verdadero matrimonio, por una variedad de razones que no son del interés de la historia del arte [risas]. Pero fue un extraordinario, verdadero y leal amigo. Me trajo aquí en 1941. Y me apoyó y me ayudó y me mantuvo -nunca tuve problemas económicos debido a él. Él comenzó como lector, como un intelectual, luego se fue a estudiar con un financista y aprendió a manejar dinero y fue muy pero muy exitoso. Llegó aquí en 1939. En el 41 me trajo, con enormes esfuerzos.

    JS: Leí que apenas y escapaste.

    HS: de una muerte indescriptible. Sí. Pero lo hice, así que no lo engrandezco.

    JS: Saliste vía Portugal.

    HS: Me detuve en Portugal por un tiempo, porque el barco en el que supuestamente llegaría fue hundido por submarinos. Y tuve que esperar y llegué en otro. Fue en octubre de 1941, y America era bastante rígido en cuanto a visas. En realidad fue un milagro que llegara. En Nueva York, en aquel entonces, había una situación con expatriados y refugiados -una especie de solidaridad, de modo que tenías amistades inmediatas. Muy distinto de lo que tienes ahora.

    JS: ¿A quién conociste?

    HS: Saint Ex (Antoine de Saint-Exupéry) fue uno [de ellos]. Fui llevado a él por una joven yugoslava que conocí en el barco. Yo tenía 30 años y esta chica 19. Venía sola, llevada por los cuáqueros, y entonces le dije, "si alguna vez estás en problemas, y necesitas a alguien"-y le di mi dirección. Ella dijo, "Estás usando absolutamente las mismas palabras de alguien a quien necesitas conocer." Era Saint Ex, y nos hicimos amigos instantáneamente.

    Cuando él escribía cualquier cosa -yo vivía sola-él me llamaba y me leía uno o dos capítulos, a las dos o tres de la mañana. Cuando escribió El Principito, se la pasaba garabateando. Me llamó para preguntar el nombre de un buen ilustrador, y le dije, hazlo tú. Tus dibujos son excelentes. Y lo convencí. Fue con el editor y usaron sus ilustraciones. Y me escribió una nota de agradecimiento. La carta fue muy importante para mí, la idea de que participé, de que apoyé algo que se volvió tan importante-fue extraordinario para mí.

    JS: ¿Sugeriste la manera como los personajes debían ser esbozados?

    HS: No, no, no. Sólo que usara sus dibujos. Fue un hombre realmente maravilloso, y un gran conversador. He conocido a varios grandes conversadores en mi vida, y él fue uno de ellos.

    JS: ¿Quiénes fueron los otros?

    HS: Duchamp. Y Meyer Schapiro. Y como relatores de historias, Franz Kline y Bill de Kooning. Bill se iba de parranda y regresaba con historias que jamás creerías. Y Franz Kline, una noche, habló durante horas de su gato. Y nos sentamos ahí -era como Scheherezade. Nos quedábamos completamente absortos escuchándolo. Nos tenía paralizados del interés y el asombro, sólo hablando acerca de su gato. Fantástico. Sólo que en algún punto, dijo algo que te rompía el corazón por completo. Tenía a una mujer internada en un asilo para enfermos mentales, y en un punto arrojó el dato de que el gato se parecía a su esposa. Y eso era realmente conmovedor. Te dabas cuenta que adoraba a ese gato porque identificaba al gato con ella. Esa noche fue absolutamente inolvidable.

    JS: Y Duchamp, ¿Qué tipo de historias contaba?

    HS: Duchamp era simplemente un conversador, sabes, para tenerlo en marcha, bellísimamente. Un maravilloso espíritu, una mente elegante. Y Harold Rosenberg era grande para los debates. Cuando hablaba, brillante, brillante. Generoso. No sólo lo dejaba para su escritura, como lo hacen muchos.

    JS: me gustaría regresar un momento. En 1938 estuviste en una exhibición en París, el show de los "Superindépendants".

    HS: Para ese evento tú mismo enviabas la obra -no tenías que ser elegido. Ahí es donde Arp vio mi obra, y se la dio a Peggy Guggenheim en Londres, donde tenía una galería, y es por ello que, cuando llegué a Nueva York, Peggy se volvió mi primera amiga y exhibí en su galería Art of This Century inmediatamente. ¿Puedes imaginarlo? Y nunca, en ningún momento pensó que era extraordinario. Todos estaban aquí por la guerra, y se reunieron en su casa. No conocía a ninguna persona ordinaria.

    Surrealismo y Nueva York

    JS: ¿Cómo era Peggy Guggenheim?

    HS: Una mujer muy muy interesante. Muy personal, original, independiente, con una mente propia. Con el talento para detectar calidad -tanto en los seres humanos como en el arte. Obtuvo para su galería los mejores consejos. Tenía a Breton, a Duchamp, a Alfred Barr, Sweeney, Kiesler. Estaban todos en el jurado. Y fui aceptado por ellos, y estaba en todas las exposiciones colectivas desde el comienzo hasta el final de la galería.

    JS: También te incluyeron en el show de 1942, "First Papers of Surrealism".

    HS: En aquel tiempo simpatizaba con todos los Surrealistas.

    JS: Tus obras surrealistas fueron en su mayoría collage.

    HS: Eso fue muy al principio. Antes del 43 -antes de mi show con Betty [Parsons]. Me tomó poco tiempo descubrir los Estados Unidos, y decidí que los Estados Unidos era más surrealista, más extraordinario, que cualquier cosa que hubiesen imaginado los Surrealistas. Mira, los Surrealistas, comparado con los estadounidenses, eran muy pesados. Aquí, una persona ordinaria en Long Island construyó un pato que vendía patos. ¡Vendía sus patos de un pato! En California te vendían jugo de naranja de un vaso de naranja [risas]. Y recuerdo que había una obra llamada Helzapoppin. Era más terriblemente surrealista que cualquier cosa que hubieran imaginado los Surrealistas.

    Y descubrí mi entorno inmediato. De modo que eso fue lo que pinté: primero llegué, y me deshice de mi memoria del pasado. Al mismo tiempo, me involucré con cosas que veía cotidianamente -mi cocina, mi baño, los cuales eran completamente distintos de las cocinas y baños de Europa, y elaboré unas pinturas interesantes de eso, porque pensé que eran formas maravillosas e interesantes.

    JS: Leí que tú y Saul Steinberg, tu segundo esposo [se casaron en 1944], solía manejar y dar paseos-

    HS: en Nueva York, nada era suficiente para nosotros.

    JS: Y especialmente veían puentes.

    HS: Veíamos de todo, de todo. Todos los domingos, no había tráfico, y nos poníamos a pasear en carro por todo Nueva York. Estaba loca por Nueva York. Luego, en el 47, llegué al campo y descubrí las máquinas agropecuarias. Me dio el sentimiento de que las máquinas eran autorretratos inconscientes de las psiques de las personas: la codicia, el deseo, la agresión que se encuentra en una máquina. Es por eso que me interesaba pintarlas. Y las llamé "antropografías" -Quizás fue pensamiento pretencioso [risas].

    Cuando viajé por Estados Unidos en carro, me metí a pintar carreteras [1951-57]. Para poder mostrar el sentimiento que tenía de carros moviéndose en alta velocidad y borroneándose, usé pintura de aerosol, lo cual es una manera rápida de trabajar. Tú sabes, hay ciertos temas que sugieren la técnica para elaborarlos. Esos temas de carretera sugirieron el aerosol, y esas pinturas se hayan hasta la fecha en perfecta condición. En aquel entonces, sin embargo, se pensaba que esa pintura comercial no era buena. De cualquier modo, en todo el tiempo nunca fue imaginación o expresión personal. Siempre he pensado que el arte no es "expresión personal" sino comunicación. Es decir ¡Hey, mira! Claro, a lo que reaccionas tiene que ser transformado, sin duda alguna, de lo contrario no es arte -pero haces eso aunque no lo quieras. La intención, el propósito, no es mostrar tu talento sino mostrar algo. Esto es muy importante. Porque crecí y viví en un periodo de ego, ego, ego. Y yo siempre he sido anti-ego. ¿Por qué te ríes?

    JS: Porque tu descripción es maravillosa.

    HS: Quiere decir que estás de acuerdo conmigo.

    JS: Te escucho. Quiero escuchar más.

    HS: Y siempre estaba tratando de reducir el ego. ¿Sabes? Traté de pensar de manera precisa. No subjetiva. No agonista. Los Surrealistas trataron de ser agonistas, bizarros. Yo no era así -no pensé que tuviera el tipo de mente o poder de pensar para cambiar el mundo. Tenía una gran urgencia por mostrar, por compartir. El gato te trae cosas, sabes -era ese tipo de cosas. Descubría cosas y quería compartirlas. Es un malentendu considerarme Expresionista Abstracta. Fui invitada a participar en muchas cosas, pero nunca me consideré parte de ese grupo, o de cualquier grupo, y eso se ve en mi obra.

    Hice lo que me interesaba. Asimismo, no tenía necesidad -y por ello no me siento particularmente orgullosa, simplemente tuve suerte-no tenía la urgencia de mantenerme viva, porque era una mujer mantenida, una mujer casada. No tuve que hacer concesiones para agradar. Si agradaba, OK. Nunca busqué una galería. Cuando Peggy [Guggenheim] se fue, tenía a Betty [Parsons] aquí, quien era mi amiga. Nosotros -un grupo de amigos-le pedimos que abriera una galería. Y lo hizo. Nos tomó a todos nosotros porque tenía una teoría de que si agarras a todos podría encontrarse con algunos [artistas] buenos, también [risas]. Y es así como ella creó una de las grandes galerías en los Estados Unidos. ¿No crees que fue de lo más brillante?

    Estuve con ella desde el 43, cuando ella seguía trabajando en la galería Wakefield, como empleada, hasta cuanto murió [en 1983]. Y luego me fui para CDS, donde ya había sido invitada para una exhibición. Betty fue a la inauguración. Fue una cuestión amigable lo que hizo. Luego, cuando Betty murió, simplemente me quedé. Nunca he intentado venderme a mí o a mi obra. Hubiera sido mala para eso. Hubo ocasiones en las que pensé que tenía inhibiciones para ser profesional, pero al final, estoy contenta que yo fuera así.

    Los Irascibles

    JS: Fuiste una de "Los Irascibles" en esa foto famosa tomada por Nina Leen.

    HS: Bueno, lo de Irascibles, una vez más, es un poco malentendido.

    JS: La foto acompañaba un artículo en la revista Life sobre una protesta de artistas. Estabas entre un grupo de 18 pintores que escribieron una carta al presidente del Metropolitan Museum para expresar inconformidad con el jurado conservador que el museo escogió para organizar una exhibición de arte Americano contemporáneo.

    HS: Cuando era joven, si había una carta de protesta, yo siempre la firmaba [risas]. Lo único que tenía en común con los demás en la fotografía es que la mitad de ellos estaban en la misma galería y a todos se nos consideraban artistas de vanguardia. En ese sentido, formaba parte de ellos. Una crítica llamada Emily Genauer escribió acerca de nuestra protesta, y nos etiquetó "Los Irascibles", pero un poco en broma. Tuvo que ver con la inconformidad presentada en la carta. No tenía nada que ver con la obra de ninguno de nosotros.

    JS: ¿Cómo fue tomada la foto?

    HS: La fotógrafa organizó la arquitectura de la foto. Cuando llegamos, cada silla tenía un nombre escrito. Pero no había silla para mí. Sin embargo, no fue deliberado, y encontraron algo para que yo me parara encima, en la parte de atrás.

    L to R: Theodoros Stamos, Jimmy Ernst, Barnett Newman, James Brooks, Mark Rothko, Richard Pousette-Dart, William Baziotes, Jackson Pollock, Clyfford Still, Rotert Motherwell, Bradley Walker Tomlin, Willem de Kooning, Adolph Gottlied, Ad Reinhardt, Hedda Sterne. Photo by Nina Leen in Life Magazine, January 15, 1951.

    JS: ¿Entonces la fotógrafa hizo la composición con las sillas, y luego le pidió a todos los artistas que se sentaran en ellas?

    HS: Nos sentamos, y duró como diez minutos. No era todo el grupo detrás de la carta. Muchos meses después, estuvimos tres días discutiendo la problemática en un grupo más numeroso. También hay una fotografía [dos fotografías, de hecho], del encuentro que ocasionó que se escribiera la carta. Hay 17 pintores, más yo, que firmaron la carta. Por lo menos la mitad estaba con Betty Parsons. [Además de los pintores, 10 escultores que simpatizaban con la causa también añadieron sus nombres].

    JS: Es un par curioso de fotos de ese encuentro, una boca arriba, y la otra de cabeza, de manera que pudiera mostrarse toda la mesa.

    HS: Ahí estoy yo, con la boina. Y ahí está Reinhardt. Era un tipo interesante. Fue un artista abstracto en la década de los treinta antes que nadie. Era muy buen caricaturista político, y un hombre muy interesante. Mucha fortaleza. Me gustaba mucho.

    JS: ¿Y los otros con los que simpatizabas?

    HS: Baziotes -era un encantador hablador, un narrador. Y un encantador pintor.

    JS: La posición de Pollock es muy central en la fotografía de Life.

    HS: Pero en realidad, nadie es central, y todos son importantes. Nadie es dejado de lado. Ella hizo la fotografía con mucha inteligencia. Todos reciben la misma atención. La gente piensa, "Mira, estás por encima de todos". Pero yo podría decir que estoy detrás de ellos.

    JS: Hubo dos fotos tuyas más en Life, en un periodo corto de tiempo. En un artículo, tú y Saul Steinberg se presenta cada uno con sus obras, uno en cada página de un desplegado, y luego hay un artículo dedicado nada más a ti. Hay algo interesante en ver a dos artistas en relación el uno con el otro. Cuando te casaste por segunda vez, fue nuevamente con un rumano. ¿Conocías a Saul Steinberg o a su familia en Rumania?

    HS: No, nos conocimos aquí, en 1943. Él llegó aquí de Italia. Es doctor en arquitectura. Era.

    JS: Sus aproximaciones al arte son tan distintas.

    HS: Pero no a la vida. Una de las cosas que me complacían de nuestra vida es que -tú sabes cómo la gente inmediatamente comienza a buscar influencias. Estuvimos casados durante 16 años, pero luego nuestros nombres fueron vinculados por el resto de nuestras vidas, y nunca nadie ha vinculado nuestra obra. Eso para mí es un gran tributo a los dos. Una de esas cosas que no soporto es que toda vez que alguien habla de ti, inmediatamente tratan de ponerte en una caja -influenciada por este y por este otro, derivado de este y aquél...Pero no derivamos directamente de nadie. En fin, las grandes influencias de mi vida no necesariamente tenían que ver con la pintura.

    JS: ¿Cuáles eran estas influencias?

    HS: Muchas veces la música -la música ha formado una parte tremenda de mi vida. De todos tipos, incluyendo el jazz. Unas cosas podrían resultarte chistosas. Escuché una vez acerca de un poeta yidish que vivía en completa pobreza y miseria, un adolescente, que nunca había visto nada hermoso en su vida, y escribió unos poemas espléndidos sobre vegetales que saltan a la cazuela de la sopa. Mi idea es que, para lo sublime y lo bello y lo interesante, no necesitas buscar muy lejos. Tienes que saber cómo ver. Una de las cosas en las que creo mucho es en la presencia total del participante. Así es como me garanticé a mí misma. La única garantía que tuve fue mi intensidad, mi autenticidad, mi urgencia. Tu cabeza te traiciona.

    JS: ¿Y qué es lo que no te puede traicionar?

    HS: Tus sentimientos. Cuando el pensamiento y el sentimiento se traslapan, esa es realmente la respuesta. Tienes que estar convencida intelectualmente, pero también con tu corazón y con tu ser entero. Tu gusto, tu olfato, ¿entiendes? No dudas. Quiero decir que emocionalmente no lo dudas. En medio, puedes dudar, y pensar, pero cuando actúas, tienes que actuar con una pasión y convicción totales. Y entonces no puedes estar muy equivocada. O incluso si te equivocas en términos del mundo, de todos modos es tu verdad. ¿Estás de acuerdo conmigo?

    JS: Sí. Es muy claro.

    HS: Bien. No quiero ser muy oscura.

    Más Temas de la Artista

    JS: Hay unos conjuntos de obra de los que no hemos hablado. En torno a las grandes pinturas [de la serie] "Vertical-Horizontal" [1963], dijiste una vez, "obtengo un enorme placer de contrastes muy pequeños."

    HS: Sí, blanco y color hueso -contrastes muy delicados, pero intensos. Existen contrastes filosos en esas piezas. Al mismo tiempo, estaba involucrada en muchas otras cosas. En los sesenta, también estaba haciendo "Lettuces", las cuales se hicieron todas rápidamente, en el suelo, en acrílico.

    Fueron un periodo muy especial e interesante. Los "Lettuces" eran enormes, y también los hice en dibujo. Eran un interludio, como las cabezas. En dos ocasiones estuve haciendo tondos. En 1952, hice las pinturas móviles con imágenes de máquinas colocadas en una estructura como de bandeja giratoria [lazy Susan] a la que podías darle vueltas, o detenerlas donde quisieras. Y luego, posteriormente en los setenta, hice un grupo de paisajes redondos. Si había posibilidad de moverlos, muy pero muy lentamente, hubiera sido ideal, pero eran grandísimos. Pudieron haber sido pinturas para techos. Muchos de los "Lettuces" fueron pinturas de techo, porque no tenían ni parte superior ni parte inferior. Siempre giraba mis pinturas. Las trabajaba desde todos los lados. Y es por eso que finalmente pude tenerlas redondas por un tiempo.

    JS: La exhibición y el catálogo se mueven de ahí a los "Retratos" [Portraits, 1940-67], y también la instalación de "caras" de 1970, titulada "Everyone".

    HS: Después de haber mostrado "arte abstracto" durante un número de años, de pronto tuve en 1970 una exhibición de retratos y caras. Tenía una serie de ideas que me llevaron a hacerlo. Y en aquel entonces, me dañó mucho, muchísimo. Tomé unas caras y las organicé como formas abstractas, pero este hecho prácticamente ni se notó, porque la gente estaba enfrascada con la idea de que eran caras. Cada una era un retrato. No sólo eran caras al azar. Las pinturas darían vuelta en el muro, porque eran suaves, sin marcos. Fue una exhibición hermosa. Desafortunadamente, en aquel entonces no hacían videos que documentaran las exposiciones. Debí tener un video.

    JS: ¿De quiénes eran los rostros?

    HS: Gente de la farmacia, de mi vida, de la que veía todo el tiempo. Y también gente del cine o del teatro, gente en las noticias. Todos retratos reales, pero que no nombré, porque no quería que la gente se involucrara en averiguar quién era quién. Quería que vieran qué era. Pero mucha gente pensó que era una traidora. Se escandalizaron porque yo hiciera algo así, en vez de "hablar en abstracto". Otros pensaron que yo no debía estar atada a lo mismo toda mi vida -podía hacer cualquier cosa que me intrigara. Yo siempre pinté ideas, debo decirlo. Siempre fueron un conjunto de ideas las que me conducían.

    JS: Una vez dijiste que has pintado retratos toda tu vida.

    HS: He hecho retratos de todos mis amigos desde la infancia en adelante. Sin importar qué más estuviese haciendo, también hacía retratos. Pero sólo para mí misma. Luego tuve una o dos exhibiciones de retratos en los sesenta [1965, 1966]. Los rostros me interesan.

    JS: Leí que una de las primeras exhibiciones que viste en París que te movió fue la de un grupo de retratos de la actriz y modelo de artistas en Montparnasse Maria Lani.

    HS: Vi la exhibición de Lani cuando tenía unos 20 años, y ese fue un show extraordinario en cuanto a aprendizaje. Lo que fue increíble fue que Maria Lani fue retratada por todos los grandes artistas de la época -evidentemente, fue muy famosa. Cuando ibas a la exposición, era como una cara distinta en cada pintura. Era interesante ver cómo puede haber tantas visiones de la misma persona.

    JS: ¿Quiénes fueron algunos de los artistas que la pintaron?

    HS: Todos. Todos los grandes pintores de la época. Cualquiera de los que tengas en mente. No te podrías equivocar [risas].

    JS: Tendré que buscar una lista de los que fueron [Bonnard, Braque, Chagall, de Chirico, Cocteau, Delaunay, Foujita, Matisse, Man Ray, Marval, Pascin, Picabia, Poiret, Rouault, Soutine, Valadon, Van Dongen, Zadkine, et. al.]

    JS: Luego viene "Diaries" [1976].

    HS: Eso fue interesante. Cómo se llamaba -un libro donde tienes notas sobre todas las cosas, citas, que encuentras en libros. Tiene un nombre especial. En fin, el nombre se me escapa ahorita. Auden tenía uno que disfrutaba enormemente.

    JS: Creo que se llaman libros de lugares comunes [commonplace book].

    HS: Sí. Comencé haciendo uno en mi piso. Tenía un lienzo grande, y lo dividí en días y meses, y cada día ponía una cita con la que me identificaba y que encontraba en un libro. Y ese era el diario. Lo hice durante año y medio, y luego dos veces durante dos meses y medio. El de año y medio es una empresa enorme. Lo enrollaba porque no puedo limpiarlo sin borrar todo. De modo que ahora ya no lo pongo en el suelo. Era de muy buen ver.

    JS: Cuéntame más acerca de los diarios. ¿Los exhibiste?

    HS: Los exhibí en [el barrio neoyorquino de] Queens. Y exhibí el grande, creo yo, en Montclair, porque la portada de la retrospectiva de Montclair fue una reproducción de esta pieza. Muy buena portada.

    JS: ¿Sigues recolectando ese tipo de citas?

    HS: Mucho, mucho menos, porque ya no puedo ver.

    JS: ¿La gente te lee?

    HS: Tengo una amiga que viene una vez por semana, y es espléndida. ¡Aaah... es tan bonito! Tengo una máquina que me ayuda a leer. Es como una pantalla de televisión, magnificada. Pero no puedo leer más de 15 o 20 minutos a la vez. Luego tengo que descansar. Y después, por media hora, estoy completamente ciega. De modo que leo con grandes sacrificios.

    JS: ¿Es porque conforme lees se pone peor la visión?

    HS: No lo sé. Los doctores dicen que no puedes gastarte los ojos. Lo que los gasta son otras cosas, no el uso.

    JS: Podemos quizá hablar un poco acerca de las obras tituladas "Patterns of Thought" [1982-83].

    HS: En los ochenta me metí con las estructuras -esos son los Patterns of Thought [patrones de pensamiento]. Por ejemplo, este grande [apunta a la obra grande en la pared del cuarto donde estamos sentadas]: Pascal dice que estamos hechos de manera simétrica -dos ojos, dos orejas, etc., etc., y es por eso que vemos las cosas en términos de simetría, y es por eso que sólo existe la simetría horizontal; él dijo que no había simetría vertical. Y luego yo dije, perdóneme, Sr. Pascal, esto es incorrecto. Hay simetría vertical del mismo modo que hay simetría horizontal -en las imágenes de los espejos. ¿Lo ves? Luego hice esta pintura, que es toda reflejos, refracciones, imágenes de espejos. Podría hacer millas de una pintura como ésa, repitiendo el mismo ritmo.

    El Arte como Idea

    JS: ¿Por qué detuviste esta pintura? ¿Fue acaso el límite de la pared?

    HS: Exclusivamente. Hubiera deseado tener un enorme estudio -¡o un cielo! Solía soñar con hacer pinturas en el cielo con aeroplanos. Me hubiera gustado eso muchísimo, ¿sabes? Escritura en el cielo. Tan sólo imaginarlo, ya es de antemano bueno.

    JS: Ahora eres artista conceptual.

    HS: Bueno, ahora hago eso todo el tiempo. Hago mi mejor obra ahora.

    JS: Imaginándola.

    HS: Sólo en mi imaginación [risas].

    JS: Al comenzar la década de los sesenta, vivías en Long Island.

    HS: Estuve entre el comienzo de Mayo a mediados de Octubre en un pequeño lugar donde trabajaba. No era realmente reclusa, pero veía poco a otros.

    JS: ¿La razón?

    HS: Para mantener mi energía en mi trabajo, y para hacer lo que me gustaba hacer en mi primera vida: dibujar y leer, mis grandes placeres en la vida. Parlotear en fiestas con un trago -no soy ese tipo de persona gregaria.

    JS: ¿Te gustaría hablarme de tu estudio?

    HS: Bueno, pues es mi recámara, que es donde hice mis últimos dibujos. El primero de Diciembre de 2004: ese dibujo en el caballete es el dibujo que hice aquel día, el del infarto [que tuve] por la noche. Es un recordatorio. Ahí fue donde trabajé los últimos días de mi vida en el oficio.

    JS: Hay muchas obras de otros artistas en el cuarto donde estamos sentadas. Dime cómo conociste por primera vez la obra de Mary Miss.

    HS: Nos hicimos amigas hace unos dieciséis años. La conocí por medio de otro amigo. Inmediatamente me interesé en Mary porque cuando ella tenía una exhibición, tomó el primer dinero que llegó a ganar y se fue a una travesía al Himalaya. Caminando. Y ella me intrigó mucho, una mujer muy interesante y muy hermosa, y una buena artista.

    JS: ¿Qué es lo que te interesa de su obra?

    HS: La técnica. Y el hecho de que no es vendida por marchantes. De que está en contacto de la manera como uno estaba en contacto. La gente quería un retrato, iban con el artista. Sabes que el trabajo de los marchantes tiene sólo unos cien años. Y la manera como lo hace ella es tan vital, y tan auténtico. La gente que necesita su obra acude a ella. Es una artista pública, ¿sabes?

    JS: Háblame del dibujo de Marcia Hafif. ¿Cuándo viste por primera vez su trabajo?

    HS: La conocí en el estudio de Mary.

    JS: Ése en la pared es de John Graham, y otro de Richard Lindner. ¿Qué son éstos, con todas las firmas?

    HS: Éstos son los diplomas que Saul hizo. Diplomas falsos. Éste en el horno es mi diploma de cocina. Y aquél en el fregadero es mi diploma de lavaplatos.

    JS: ¿Fuiste amiga de Ray Jonson?

    HS: Lo conocí poco. Johnson fue un artista interesante. Cuando nos conocimos él vino a la galería -no lo conocía en ese entonces-y me dijo que había fundado un club de fans de Hedda Sterne. Vino y me invitó, pero yo pensé que había sido una especie de tomada de pelo, de modo que no respondí. Y ahora lo lamento, porque ahora sé que ese es su arte.

    JS: Me gustaría preguntarte acerca de Alexander Calder, quien vivió en París entre 1926 y 1933. Me pregunto si llegaste a verlo presentar su Circus cuando estabas en París.

    HS: No, lo conocí aquí, poco después de que llegué en el 41. Fui al Museo de Arte Moderno y vi un móvil colgando. Pensé, estoy en el paraíso. No te imaginas el tipo de arte que se hacía en Rumania. ¿Llegaste a ver la escultura plateada de la Revolución Rusa, en la que una niña está tocando un violín hecho de plata? El arte [que estaban haciendo] llegaba a un nivel de cursilería más allá de cualquier descripción. Y ver aquí un lugar donde los adultos, gente de verdad, tomaran un arte como el de Calder en serio, estaba absolutamente extasiada.

    JS: ¿Qué aspectos de su obra te interesaron?

    HS: Los móviles. Eran fantásticos. Nadie hacía ese tipo de cosas. Era auténtica y completamente nuevo.

    JS: Logró lo que muchos de los Constructivistas imaginaron.

    HS: En gran escala, en realidad hizo Mirós tridimensionales. Porque si ves sus formas, son sacadas de Miró. Pero no importa. De todos modos son fantásticas.

    Dibujos recientes y un retorno al pasado

    JS: ¿Ya no dibujas para nada?

    HS: Durante diez o doce años no podía ver color, y luego a finales de la década de los noventa comencé sólo a dibujar, hasta hace dos años cuando tuve el infarto. Es por eso que estoy en silla de ruedas. El infarto también afectó a mis ojos -ya tenía la degeneración macular-de modo que veo cada vez menos y menos. Pero durante cinco o seis años más, dibujaba doce horas al día. Estaba en un estado de euforia y emotividad. Me encantaba.

    JS: ¿Estás tentada a trabajar con otros materiales, arcilla o...

    HS: No, ya no. disfruté mucho dibujando. Los mejores momentos de mi vida productiva han sido estos últimos años. Sabes, trabajé sin parar. No tenía tiempo para preocuparme, para preguntarme si era bueno o no, sabes, como lo hice cuando era joven. Simplemente tenía que hacerlo, y lo hice, e hice mucho. No era nunca suficiente. Me levantaba por las mañanas impaciente por trabajar.

    JS: ¿Cómo pasas tus días?

    HS: Ahora que estoy tan vieja e incapacitada, ya no hago nada con gran entusiasmo. Tú sabes, pensar, soñar, meditar, se convierten en ocupaciones esenciales. Estoy observando mi vida. Como si no estuviera realmente en ella, la observo desde afuera. Ya que, después de tantos años de trabajar incesantemente, y de manera entusiasta, la ociosidad requiere de un enorme esfuerzo de concentración y ajuste.

    La suerte es que hay menos energía. Eso es una compensación. Simplemente sentados, vi unos campesinos en Rumania, sabes, el domingo, cuando se levantan todas las mañanas a las cuatro y trabajan incesantemente hasta el mediodía. Y el domingo simplemente se sientan, y su descanso es tan activo -como una actividad, el descanso. Es una belleza presenciarlo, sabes. No sólo es no hacer nada. Es ser y existir en cierta manera. En cierto modo, la vejez es un poco como eso. Tiene sus bellezas.

    Con agradecimiento a Stephanie Schumann, Marissa Sanchez y Leigh Anne Miller.

    "Hedda Sterne: Uninterrupted Flux" fue presentada en el Museo de Arte Krannert y en el Kinkead Pavillion de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign [ene. 21-mar. 26, 2006] y tuvo su reapertura en el Museo de Arte de la Universidad de Virginia, en Charlottesville [ene. 12-mar. 11, 2007].

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Autora: Joan Simon es curadora del Museo Whitney. Su libro más reciente, Ann Hamilton: An Inventory of Objects, acaba de ser publicado por Gregory Miller & Co.

    [*] Publicado originalmente en el número de febrero de 2007 de la revista Art in America

    __________

    Dibujos de Hedda. Y más obras de Hedda.

    Antoine de Saint-Exupéry letter to Hedda Sterne, ca. 1943. 1 p. : handwritten, ill. ; 26 x 28 cm. Hedda Sterne papers, 1944-1970. Archives of American Art.:

    servido por martamiraalrededor sin comentarios compártelo


    Sobre mí


    www.flickr.com
    Elementos de Marta mira alrededor... Ir a la galería de Marta mira alrededor...





     Search: 
     for    




    Inches to Millimeters conversions
    Enter Inches
    Value in Millimeters


    Page Graphics



    Follow MartaSotillos on Twitter

    Todas las imágenes e información publicada en este blog -excepto mis opiniones personales o mis imágenes, firmadas con ©MW- son extraídas de Internet, por lo que son propiedad de sus autores. Para mí es un placer mostrarlas por su interés, pero si eres propietario de alguna de las imágenes y deseas que sea eliminada de este blog, házmelo saber. Por supuesto, la retiraré de inmediato. Gracias. Marta.

    Categorías

    Enlaces

    Buscar

    suscríbete

    Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

    ¿Qué es esto?

    Crea tu blog gratis en La Coctelera